Chargement de l'audio en cours
Plus

Plus

Unidos por el océano
P.254-255

Mode édition
Ajouter

Ajouter

Terminer

Terminer

¡Hispa lectura!

Unidos por el océano




🇪🇸 Pedro Bethencourt Padilla
(1894-1985)

Pedro Bethencourt Padilla

Nació en Agulo, La Gomera, en 1894. La vocación poética despierta en él desde muy joven. En su pueblo le animó a escribir Crescencio Rodríguez Rivero, cubano de ascendencia canaria, escritor, que trabajaba como funcionario del ayuntamiento en aquella época, y al que consideraría su maestro.


A todos los peregrinos del Océano.
A todos los emigrantes
Atlántico: [...]

¡Hermano y salvador! porque también
al ruido de tus olas se templaron1
los ánimos cobardes2, temerosos
del dolor de la vida y de la muerte;
porque tú sabes dar a los que sufren,
tan profundo cuan eres, el olvido
contra el pesar; al triste la alegría;
al discorde tus músicas rientes,
y tu aliento salobre3
para salubridad de los enfermos.

¡Oh, mar consolador que me revelas
más que otro alguno singular encanto!
Yo te amo arrullador4 y soledoso5,
en las horas nocturnas,
bajo el suave claror del plenilunio
tan dulcemente al ensoñar propicio;
o cuando más horrísono6 y temible7
hinchas tu lomo8 con furor supremo
como retando9 a los futuros siglos
que han de volar cual torbellino de hojas
o de polvo fugaz hacia lo eterno
sin que puedan herirte10 ni mancharte11...

Dilecto12 mar que ciñes13 y floreas
con tus espumas a mis siete Islas,
cuyo soberbio14 Patriarca –el Teide–
es digno vigilante de tu imperio
allá frente a las costas africanas...

Tú eres el mismo que amorosamente
contemplaron mis ojos infantiles;
mar familiar por donde fue precisa
la marcha de los seres más queridos...
¡Mar de los emigrantes!: ¿volverán
los que se alejan al terruño15 amado?...
¿Por qué nos tienta lo ideal remoto
si la dicha jamás tendió las alas
de nuestro hogar primero?...

En los claros confines del Poniente16
te veremos besar extraños lares17,
y de los nuestros llegarán entonces
los recuerdos de amor en muchedumbre18
como las golondrinas19 expatriadas...
Oh mar que haces posible la amargura20
de conquistar el pan en tierra ajena;
el duro pan que han de partir los pobres
con los que aguardan21 en la opuesta orilla22
donde tú puedes recoger las lágrimas que a la partida
suelen derramarse23... Haz por llevarme las que en
ti cayeren, perlas del corazón, porque mi musa
las reciba en las playas tropicales y forme con el
hilo de mis rimas el divino collar de su garganta!


Pedro Bethencourt Padilla, Salterio, 1920.


1. se sont adoucis 2. lâches 3. saumâtre, salé 4. qui berce 5. solitario 6. que causa horror o molestia por su sonido 7. redoutable 8. tu gonfles ton flanc 9. en défiant 10. te blesser 11. t’entâcher 12. bien-aimé 13. tu embrasses 14. superbe 15. tierra 16. l’Ouest 17. statuettes des dieux tutélaires du foyer domestique 18. foule 19. les hirondelles 20. l’amertume 21. esperan 22. rive 23. se déverser


1. Fíjate a quién dedica el poeta estos versos y busca las palabras que se relacionan con esta dedicatoria.


2. Menciona las expresiones que usa el poeta para calificar al mar.


3. Apunta las emociones evocadas y clasifícalas en dos o tres columnas.



4. Explica la paradoja entre el amor que manifiesta el poeta hacia el mar y la responsabilidad de este en el alejamiento de los seres queridos.


5. «Las lágrimas» y las rimas formarán un collar de perlas para la musa del poeta. Precisa quién será esta musa y justifica tu respuesta.


6. Describe cómo pinta Néstor de la Torre el mar y relaciona esta representación con el poema de Pedro Bethencourt.
Voir les réponses

Néstor Martín-Fernández de la Torre, Tarde (Poema del Mar), 1917-1918
Utilisation des cookies
En poursuivant votre navigation sans modifier vos paramètres, vous acceptez l'utilisation des cookies permettant le bon fonctionnement du service.
Pour plus d’informations, cliquez ici.